Cirugía Estética Cara
 Nariz
 Mentón
 Párpados
 Cara
 Orejas
Cirugía Estética Cuerpo
 Lipoaspiración >
 Mamas: Aumento
 Mamas: Reducción
 Abdominoplastía
 Aumento: Piernas
 Aumento: Gluteos
 Remodelación Corporal
Lipoaspiración

Es de la mayor importancia, para comprender el procedimiento, leer este instructivo

La lipoaspiración es un procedimiento también conocido como “liposucción”. En el último tiempo se la ha denominado “lipoescultura”, considerando que no sólo se trata de remover la grasa depositada en áreas específicas si no que su fin último, es de dar un mejor contorno corporal.   Esta técnica es usada en zonas tan diversas del cuerpo como el cuello, brazos, espalda, mamas, nalgas caderas, muslos, rodillas, pantorrillas y tobillos. En muchas oportunidades se inyecta la grasa a manera de injerto en zonas como: glúteas, muslos y pantorrillas, persistiendo en el tiempo. 

Sin ser un tratamiento para la obesidad, consigue eliminar aquellos depósitos de gras en zonas muy específicas que no desaparecen con las dietas o el ejercicio; caderas, cintura, dorso, muslo externo, muslo interno, rodillas.

Cual es el paciente ideal 
Es necesario estar en buenas condiciones de salud, conocer las posibilidades que ofrece el procedimiento y discutir las expectativas que se tienen. 

Es paciente ideal es aquel que presenta un peso relativamente normal o un sobrepeso moderado, que está psicológicamente estable y que tiene expectativas reales acerca del resultado de la cirugía y el firme propósito de hacer una dieta, bajar de peso y mantenerlo.
La firmeza y buena elasticidad de la piel son importantes en los resultados, especialmente en el abdomen y cara interna de los muslos. Estas características varían de una persona a otra  En algunas zonas como abdomen y muslos internos puede la piel estar suelta o flácida, su corrección puede exigir la resección del exceso (lipectomía) como procedimiento adicional.

Este procedimiento no ofrece la eliminación de la condición denominada celulitis.   
 
Los riesgos 
La lipoaspiración es habitualmente un procedimiento seguro, siempre que el paciente haya sido adecuadamente evaluado por un cirujano plástico calificado. La intervención debe ser realizada por un médico especialista, en un lugar que cuente con los equipos y adecuadas condiciones operatorias. Lo expuesto hará disminuir en gran medida los eventuales riesgos operatorios y malos resultados al largo plazo.

Como toda intervención quirúrgica, no está libre de riesgos. Alteraciones graves por pérdida de sangre o fluidos son excepcionalmente raras, al igual que las lesiones de la piel. Son más frecuentes las equímosis (moretones) o hematomas pequeños. 
Es posible que se presenten alteraciones transitorias de la piel, como hiperpigmentaciones o irregularidades en su superficie. También ciertas sensaciones a la piel como hipersensibilidad, picazón, hormigueo, anestesias, todo de carácter transitorio que nunca sobrepasa más allá de uno a dos meses. Las asimetrías que suelen observarse, podrían eventualmente necesitar revisiones posteriores. 
 
Planificación de la cirugía 
La consulta inicial debe tener como objetivo, dilucidar todas sus inquietudes respecto a la lipoaspiración. El paciente debe claramente exponerle a su médico cuáles son sus expectativas. El especialista le explicará los métodos y alternativas para mejorar su contorno corporal. Ello, luego de examinar y determinar los depósitos grasos susceptibles de ser removidos, la tonicidad de la piel y las condiciones de salud. Es importante esclarecer que es imposible la lipoaspiración de toda la grasa ya que existe la limitancia del sangramiento. Todo procedimiento a futuro deberá planificarse una vez que desaparezca el proceso inflamatorio y esto puede tener un costo agregado. Algunos casos de obesidad tratada con liposucción necesitan más de un tiempo quirúrgico.
 
Preparación previa requerida 
En algunos casos de mucho depósito de grasa se hace necesario la extracción de sangre previa a la operación, para luego autotransfundirla después de la lipoaspiración. De este modo se corregirán las pérdidas producidas durante la cirugía, sin necesidad de usar sangre de otras personas. 

Es conveniente programar el reposo post-operatorio de acuerdo a lo recomendado por su médico. Este reposo variará según varios factores, en especial la extensión del procedimiento. No se recomienda guardar cama pero sí estar en la casa.
Aún si el procedimiento es ambulatorio, se debe programar que alguien lleve y ayude ese día y los siguientes a la persona operada. 
 
Tipos de anestesia empleado 
La lipoaspiración es realizada en forma ambulatoria o con hospitalización variable de uno a dos días. Ello dependerá de la extensión del procedimiento y del tipo de anestesia requerido. Cuando la cirugía no es muy extensa, se suele hacer en forma ambulatoria.   En tal caso se requiere solo anestesia local y una sedación que mantiene a la persona muy relajada y tranquila. 

Habitualmente se usan anestesias tipo epidural o raquídea, que mantiene insensible la mitad inferior del cuerpo, agregándose una sedación para tranquilidad y confort. La anestesia general y epidural, exigen una hospitalización de al menos seis horas a un día y se recomiendan en los procedimientos más extensos. 
 
Características de la cirugía 
La grasa es removida, empleando un tubo metálico fino, que se introduce a través de la piel por incisiones mínimas de dos a tres milímetros. Este tubo se llama “cánula de lipoaspiración”. Se hace una infiltración de la grasa con suero, al que se agregan las drogas anestésicas y vasopresora para disminuir la hemorragia y evitar el dolor. A continuación se efectúa la succión del tejido adiposo. 

La infiltración de la grasa con suero, facilita su extracción. La aspiración se hace conectando las cánulas a un motor especial o a jeringas apropiadas para producir un potente vacío.

El cirujano manipula la cánula a través de las distintas capas de grasa para soltarla y facilitar su succión. En el caso de usar anestesia local, la persona operada sentirá cierta vibración o fricción durante el procedimiento. Estas cirugías tienen  una duración muy variable según la extensión del área lipoaspirada. El tiempo requerido puede ser de treinta minutos a unas dos horas. 

La pérdida de fluidos y sangre hace necesario el uso de sueros endovenosos durante la intervención. Ocasionalmente, se requiere usar sangre, que en algunas oportunidades se le ha extraído a la propia persona. Esta sangre es guardada y se le coloca al paciente al término de la operación. 

         
     
  Antes   Después  
     
  Antes   Después  
     
  Antes   Después + Injerto glúteo  
     
 

Se pueden lipoaspirar la cara, cuello, tronco y extremidades.

 

El resultado después de la Lipoescltura, lipo más injerto graso en glúteos. Resultando una figura más esbelta y proporcionada.

 
         

Recomendaciones para después de una lipoaspiración 
Al terminar la lipoaspiración, se usarán curaciones compresivas, de tipo elástico ya sean mallas o panties de compresión vascular,  que deberán mantenerse por dos o tres semanas, junto con guardar el reposo relativo y las  indicaciones que se señalen. Los analgésicos y antinflamatorios son buenos coadyuvantes.

Es frecuente, como resultado de la lipoaspiración,  verse zonas hinchadas y amoratadas y sensibles durante algunos días, lo que habitualmente es transitorio. Esto puede afectar emocionalmente pero debemos recordar que en unas semanas se vuelve a la normalidad y el paciente aprecia los beneficios del procedimiento realizado.

Los puntos de las pequeñas incisiones (3-4mm) por las que se introducen las cánulas, se retiran entre los siete y diez días.   Se reanudan las actividades gradualmente, en la medida que todas las zonas lipoaspiradas se recuperen, no es recomendable el ejercicio físico por 3-4 semanas. Los controles periódicos permiten vigilar que todo marche adecuadamente.

La aplicación, después de las tres semanas, de métodos como masajes endermológicos y/o ultrasónicos facilita por drenaje linfático la descongestión y desaparición de pequeñas durezas en las áreas lipoaspiradas. 

“Es recomendable, en el post operatorio, hacer un reposo relativo (no cama) por más de una semana. No practicar ejercicios por 1 mes y usar la maya y/o faja compresora el tiempo que el cirujano indique”. Durante aproximadamente un mes notará algunas manchas y durezas bajo la piel y puntos dolorosos, esto es normal y suele irse entre 30-40 días.

Permanencias de los resultados 
La lipoaspiración es una técnica muy efectiva para corregir el contorno corporal, con mínimas cicatrices.   Sus resultados son permanentes. Pero debemos recordar que las células adiposas que hemos retirado no se reproducen ya que estas son altamente diferenciadas y solo se reproducen hasta la pubertad, por lo que la lipoaspiración ya es una garantía de no incrementar la cantidad de  células grasas que se tenía hasta antes de la liposucción. Sin embargo las células que hemos dejado sí pueden aumentar de volumen y con ello recuperar el volumen si no hay un adecuado control en la alimentación, pero sin que ello produzca nuevamente los depósitos de grasa que motivaron la cirugía.   Esto significa un resultado muy satisfactorio en la gran mayoría de los pacientes. Es del todo recomendable, después de la cirugía, un cambio de hábito en la dieta alimenticia como es la supresión de aquellos alimentos de reconocida capacidad hipercalórica (pastas, cremas chocolates, dulces, etc.). Practica regular de ejercicios, lo que significa una vida sana.

Tipos de Lipoaspiración. 
Existen varios tipos de lipoaspiración, siendo la más difundida la que extrae directamente la grasa a través de una cánula conectada a una bomba de vacío, sus primeros usos fueron a finales de los setenta. Posteriormente, a principios de los ochenta  aparece otro tipo como la lipoaspiración con ultrasonido que a diferencia de la anterior destruye selectivamente la grasa, mediante una onda de ultrasonido, la aspiración de grasa y otros tejidos será mucho menor o casi nula. El ultrasonido a través de su programación computacional destruye selectivamente la célula grasas dejando indemne los vasos  sanguíneos, lo que supone una forma de liposucción más segura que la tradicional, especialmente en grandes obesos y en zonas difíciles como mamas en el hombre, dorso y brazos. No hay que olvidar que la liposucción tradicional hay una pérdida sanguínea mezclada con la grasa que puede corresponder al 10 a    30% del volumen dependiendo de la paciente y de zonas aspiradas. Algo muy semejante a lo dicho, en la liposucción ultrasónica, sucede con la lipoaspiración mediante láser (lipolaser), esta última solo reservada para lipoaspiraciones limitadas: abdomen, cadera, papada, rodilla, mamas mujeres y hombres, cuyas cantidades fluctúan alrededor de los 300cc. Es un procedimiento rápido e indoloro  que permite el reintegro laboral a las 24 horas. La destrucción de de la grasa, que sale  líquida  y  con  muy escasa cantidad de sangre, no permite la colocación de esta como  injerto para aumentar el volumen como es en los glúteos y muslos interiores.

Antecedentes del Cirujano.
El doctor Gastón Rojas Gorigoytía tiene una vasta experiencia en el tema por más de 20 años y ha realizado la liposucción de todos los tipos; tradicional, ultrasónica y lipolaser formándose un concepto que le permite “sugerir a cada paciente el método más adecuado para ella”. A menudo la asocia otras cirugías como un complemento de la llamada Cirugía del Contorno Corporal o Dermolipoplastía tema por el cual ha sido invitado a múltiples congresos en el extranjero para exponer su experiencia y resultados.

Es del todo aconsejable consultar a un Cirujano Plástico reconocido y así se evitaran resultados poco favorables y muchas veces desagradables de ver y muy difíciles de reparar.

   
Lipo tradicional Lipo + injerto glúteo
   
Lipo cara, cuello + mentón (10 á) Lipo cara, cuello + Rinoplastía
   
Lipoaspiración Ultrasónica Glúteo izq. con grasa
   
 
 
 
© 2013 Doctor Gastón Rojas G. - Santiago - Chile - Teléfono: (56-2) 2657 9670 - email: doctor@gastonrojas.cl Asesoria Web asesoria web